For a better experience please change your browser to CHROME, FIREFOX, OPERA or Internet Explorer.
Bolsa de Comercio, Corredores, Acopios y productores, preocupados por la marcha de la convocatoria de Vicentin

Bolsa de Comercio, Corredores, Acopios y productores, preocupados por la marcha de la convocatoria de Vicentin

Esta semana saldrán a pedir que “se respeten derechos de los acreedores”. Barajan la conveniencia de que el concurso de Vicentin pase a realizarse en Rosario.

Las principales entidades empresarias vinculadas al mercado de granos expresaran esta semana públicamente su preocupación por la marcha de la convocatoria de acreedores de Vicentin y pedirán a la Justicia acciones concretas para que se respeten los derechos de los acreedores comerciales.

En ese marco, para los acreedores aparece como una alternativa sacar la convocatoria de los tribunales de Reconquista y llevarla a los de Rosario ya que la mayoría de los acreedores son de la zona y porque la administración local de Justicia tiene más recursos para hacer frente a la más grande convocatoria de acreedores en la historia de Santa Fe, sobre todo porque se vienen instancias clave en el proceso como la definición de los créditos verificados.PUBLICIDAD

En los últimos días importantes acreedores comerciales de Vicentin estuvieron recorriendo el espinel de las entidades cerealistas en busca del respaldo institucional al reclamo. Y fue así que se reunieron con directivos de la Bolsa de Comercio, del Centro de Corredores, de la Sociedad Gremial de Acopiadores y también de Confederaciones Rurales de Santa Fe (Carsfé), quienes ante la consulta de Rosario3 expresaron su respaldo a reclamo.

“La postura del Centro de Corredores fue siempre la de defender los derechos de los acreedores comerciales. Tanto de lo más grandes y como de los más chicos. Desde el primero momento hicimos todo tipo de gestiones buscando que se respeten los derechos de los acreedores”, dijo el presidente del Centro de Corredores de Cereales de Rosario, Miguel Simioni. “Estamos viendo con preocupación que la Justicia avanza lento y que se viene la definición de temas centrales, por lo que nuestra comisión directiva definió por unanimidad que vamos a acompañar el pedido de los acreedores para que haya cambios y así se lo vamos a manifestar a las máximas autoridades judiciales”, agregó.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Gremial de Acopiadores, Javier Gastaudo, también ratificó que comparten el reclamo de los acreedores. “Siempre nos pareció que lo lógico hubiese sido que el concurso se haga en Rosario porque el grueso de la actividad comercial de la empresa estuvo en el mercado de granos de la Bolsa de Rosario. Pero además porque es un proceso muy complejo que demanda más estructura de la que hay en el norte”, señaló. Si bien contó que todavía no definieron cómo se expresarán, resaltó que la principal preocupación de su sector es “que no se sigan dilatando las decisiones, que eso es lo peor para el acreedor, y que es lo que vemos que está ocurriendo”. Según su lectura, “la Bolsa de Comercio de Rosario, por su importancia, debería liderar el reclamo con un mensaje claro”.

En tanto, los productores rurales tomaron un camino propio. “Carsfé analizó el tema con la Sociedad Rural de Reconquista y definió pedir que el proceso concursal se lleve con la mayor celeridad, eficiencia y transparencia, pero sin hacer un pedido de cambio de fuero entendiendo que no es un tema de nuestra competencia, sobre todo habiendo fallos de Cámara que apoyaron al juez”, contó Gustavo Sutter Schneider, referente regional de Carsfé.

Por el lado de la Bolsa de Comercio de Rosario, que es la entidad madre del mercado, el proceso de toma de decisiones fue difícil y problemático. Es que consensuar una postura en temas delicados siempre es más complejo porque se trata de una entidad multisectorial. Pero en este caso se suma además que los actuales directores cargan con la mochila de haber  acompañó a Alberto Padoán (uno de los accionistas emblemáticos de Vicentin) durante los cuatro años que fue presidente de la Bolsa. En parte por esos dos factores, pero sobre todo, por las dudas institucionales que generaba en la conducción adoptar una posición crítica hacia el Poder Judicial, la Bolsa en principio analizó el tema con mucha reserva y extremada cautela. Para colmo se les presentó una situación inesperada. El abogado apoderado de la Bolsa, Miguel Araya, solicitó que no se lo consulte por el tema Vicentin ya que uno de los socios de su estudio – el prestigioso penalista Jorge Illharrescondo- comenzó a asesorar a Vicentin en sus causas penales. Pero la situación interna se tensó tanto que Araya terminó directamente dando un paso al costado de la Bolsa dejando de representarla.

No obstante, en las últimas horas la cautela inicial fue quedando a un costado y según anticiparon anoche a Rosario3este lunes la Bolsa de Comercio emitirá un pronunciamiento público que, aseguran, será contundente en defensa de los derechos de los acreedores de Vicentin.

Lo cierto es que el posicionamiento institucional de las entidades del mercado busca ser un llamado de atención a la Corte Suprema y al juez Lorenzini, y está en línea con el que hicieron la semana pasada los Senadores provinciales, que también reclamaron la mudanza de juzgado, advirtiendo las debilidades del proceso.

Ahora bien: ¿Por qué los acreedores activaron ahora y no antes estas gestiones? El disparador fue el contenido del balance 2019 presentado por Vicentin, que fue muy cuestionado por los acreedores. Balance que en los últimos días activó denuncias penales contra la empresa por parte de los bancos internacionales y del Banco Nación y que esta semana sumará otro peso pesado comercial como querellante. El cuestionamiento de los números de los estados contables reflotó las críticas contra el juez Fabián Lorenzini, quien en febrero habilitó el concurso sin la presentación del balance y recién lo terminó exigiendo tras la presión del gobierno provincial.

Y a caballo de esa crítica se suman los argumentos de la presiones que podría estar recibiendo Lorenzini habida cuenta de la gravitación económica de Vicentin en el norte, la falta de estructura de la administración de Justicia en Reconquista (con un juez que se tomó licencia por un pico de estrés) y, sobre todo, que el grueso de la actividad comercial y los acreedores están en el sur provincial.

Pero además hay otro apuro. El 11 de noviembre los síndicos terminarán la verificación de créditos, un proceso que cuenta con más de 1.200 impugnaciones y observaciones. Y la versión que circula genera escozor en el agro. Todo indica que, pese a ser un negocio dolarizado, las acreencias comerciales se pesificaríanNo así las de los bancos, que quedaran dolarizadas. Y si eso ocurre, muchas empresas cerealistas –con una campaña que se viene difícil en producción y clima- pueden quedar muy complicadas. 

leave your comment


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top