For a better experience please change your browser to CHROME, FIREFOX, OPERA or Internet Explorer.
Ganadera y Peronista: la productora que apunta al valor agregado en carnes

Ganadera y Peronista: la productora que apunta al valor agregado en carnes

Es una mujer productora del noroeste de la provincia de Buenos Aires que tiene en claro que el valor agregado es una fortaleza para que su “mediano” establecimiento rural crezca. Patricia Gorza, coordina la comisión agropecuaria del PJ Nacional, y es activa defensora de los derechos de las mujeres en el agro. “Vengo de una familia donde las mujeres siempre fueron parte de las decisiones”, expresó.

La productora ganadera Patricia Gorza, es una activa militante política que defiende a ultranza los derechos de los productores agropecuarios más vulnerables y, por supuesto, el reconocimiento de la mujer en el agro.

Posee un establecimiento rural ubicado en el partido bonaerense de 9 de Julio, donde junto a su familia, desarrolla ganadería de ciclo completo y produce ella misma el alimento necesario para transformarlo en carne.

“Actualmente nos encontramos en una reevaluación de todo el sistema para poder crecer más en ganadería y dedicarle cada vez menos hectáreas a la agricultura”, sostuvo en diálogo con El ABC Rural esta productora agropecuaria de 42 años de edad, que en su campo de 300 hectáreas, produce carne de excelente calidad y siembra maíz, soja y trigo.

-¿Cómo llevas a cabo el sistema productivo en tu campo mixto de 9 de Julio?

-La ganadería que hacemos es de ciclo completo, con una terminación suplementada para llegar a un animal de unos 460/480 kilos que comercializamos en el mercado local, con una clientela de carnicerías a las que abastecemos desde hace más de 20 años.

-¿Comercializar de esta manera permite mejorar los niveles de rentabilidad?

-Sí. Es un sistema que, para una unidad productiva como la nuestra, que es mediana, le permite tener un flujo de caja permanente. Esto nos posibilita adaptarnos más fácilmente a los cambios del mercado de acuerdo a los costos, como sucedió estos últimos meses, donde el precio del maíz vs el kilo vivo no era para nada favorable. Buscamos alternativas constantemente.

Valor agregado
Patricia Gorza: “Mostrar mujeres en distintas instituciones es una moda. Pero eso no tiene que ver con inclusión femenina”.

-¿Producen el alimento que consumen las vacas o llegan a comprar granos?

-No compramos la comida, el sistema está diagramado desde hace mucho tiempo. Toda la alimentación, tanto forrajera como de granos, es de producción propia. Creemos que es la manera óptima para poder mantener la rentabilidad.

Mujer, clave en las decisiones

Patricia cuenta que proviene de una familia donde las mujeres siempre fueron parte de las decisiones. “Mi abuela quedo viuda con cuatro hijos muy chicos y fue cabeza de familia, una especie de matriarcado, lo que puertas adentro hizo que no fuera difícil ser mujer y estar en este medio”, declaró la entrevistada.

 -¿Hoy vivís una situación mucho más cómoda al frente del campo a diferencia de tu ascendencia femenina? 

-No tengo dudas que sí. En el afuera fui pasando por diferentes etapas. Pero hoy con 42 años no tengo situaciones incómodas, aunque no siempre fue así.

-Cuándo llega el momento de arremangarse los pantalones ¿se trabaja a la par de los hombres?

-Si.  Somos una empresa familiar con lo cual todos hacemos todo. Desde los trabajos de manga a subirme a un tractor para hacer una labor determinada, hasta arreglar un alambrado, una aguada o planificar la siembra. Ya está en nuestros genes. Siempre fuimos una familia de trabajo.

Su amor por la ganadería

“Lentamente hay un cambio en la valoración de las mujeres en el campo, el reconocimiento más que nada hoy pasa por las profesionales, sobre todo ingenieras agrónomas y de las zonas agrícolas”, siente Patricia Gorza.

valor agregado
Patricia sabe que el trabajo en el campo no se determina por una cuestión de género. “Las mujeres trabajamos desde operando en una manga hasta subirnos a un tractor para hacer una labor determinada”.

Es que ella cree que “cuando salimos de ese micro clima las desigualdades siguen siendo muy evidentes”.  Más aún si mira a las trabajadoras rurales que siguen siendo asalariadas en su gran mayoría, “donde el reconocimiento es casi nulo”.

“La diferencia con otro momento es que hoy esas mujeres empiezan a reconocer esas desigualdades y ya no las naturalizamos como antes. Es un camino que se está transitando, que parte desde las mujeres y hacia las mismas mujeres”, diagnosticó la productora, amante natural de la ganadería.

-¿El sector ganadero está atravesando una actualidad afortunada?

-La ganadería es una actividad que no puede evaluarse en periodos breves. Si miramos hoy los  precios del mercado parecería que la actual situación es óptima, pero hay que tener cuidado con ese tipo de evaluaciones, ya que a diferencia de la agricultura que podemos evaluar campaña por campaña, acá evaluamos el ciclo productivo.

-¿Podes hacer un balance de la situación del sector hoy?

-Por lo que dije anteriormente, como mínimo la evaluación es de dos años. Es muy difícil hacer un balance de acuerdo al hoy, ya que no tenemos estabilidad y la mayoría de los productores vamos tomando decisiones sobre la marcha. Esto, muchas veces nos aleja de lo proyectado. Los que trabajamos con ciclos biológicos sabemos que no tenemos que ser emocionales con los vaivenes del mercado.

Militancia y trabajo

“Pato” Gorza, como la llaman sus amigos en el sector agro, coordina la comisión Agropecuaria del PJ Nacional dentro del esquema de los equipos técnicos. “No somos asesores del Gobierno. Somos un espacio de debate interno y elaboración de políticas a largo plazo donde trabajamos interministerialmente tanto a nivel nacional como provincial, pero siempre enfocados en el largo plazo”, manifestó.

valor agregado
Gorza vive en el campo y forma parte de los equipos técnicos del Frente de Todos que llevó a Alberto Fernández a la presidencia.

La entrevistada cree que participar es fundamental. Entiende que en la institucionalidad, “uno tiene que ser orgánico y si no le gustan las instituciones, la única manera de que cambien es desde adentro”, consideró.

“Cuando surgen temas coyunturales, como este año fue el tema porcino o el de biocombustibles, ponemos a disposición todo el equipo a fin de poder dar nuestro enfoque, acercando a las partes que a veces parecen irreconciliables, pero muchas de esas veces se trata solo de prejuicios y mala comunicación”, destacó.

-Desde el espacio que integrás dentro del Frente de Todos, ¿existe una oportunidad de recomponer la relación Campo-Gobierno?

-Siempre está la oportunidad de mejorar esa relación, pero tenemos que entender que es como una pareja, hay dos partes que tienen que querer que esto suceda. En ese sentido, el sector es bastante reactivo, no solo con este gobierno, sino como norma en general.

-¿Creés que los actuales representantes gremiales del agro no hacen el esfuerzo necesario para recomponer la situación?

-El sector agropecuario sigue siendo muy anárquico. Las representaciones gremiales son muy frágiles en su conjunto, más allá del esfuerzo de algunos dirigentes para generar más canales de diálogo. Creo que el consejo agroindustrial es una posibilidad concreta y las gremiales deberían ocupando sus lugares con firmeza.

-La Mesa de Enlace ¿representa a todos?

-Por mucho tiempo se quiso instalar que la Mesa de Enlace representaba al campo como una cosa homogénea, y si algo no existe en el sector es homogeneidad ya que, aunque no sea lo que sale en los medios, el campo es mucho más que carne, leche, trigo y soja. Con medios, me refiero a los extra-sector que son formadores de opinión en los grandes centros urbanos donde la imagen del productor no es de las mejores.

-¿No creés que la autocrítica es una variable que falta para terminar con el conflicto?

-La autocrítica es fundamental para que en el futuro podamos aspirar a relaciones más constructivas y de acuerdos. Autocritica tanto desde la política como desde el sector, salir del círculo de la queja y dejar de exigir lo que no estamos dispuestos a dar. Es un camino a recorrer, veremos con el tiempo.

“La ideología política nos forma”

“Tener una ideología política va mucho más allá de la actividad en la que uno se desarrolla, La política partidaria es un conjunto de ideas a las que uno adhiere y en las que cree”, opina Gorza, luego de ser consultada por su adhesión al peronismo y su actividad agropecuaria.

-¿Ser peronista desde la ideología social no te hace obsecuente con ningún gobierno?

-Eso no tiene que ver con la obsecuencia. Yo fui muy crítica de las decisiones políticas del peronismo con respecto al sector agropecuario y esa es una de las razones por las que participo activamente en el partido. Porque los cambios son de adentro para afuera.

-¿Y los que piensan que no se puede ser peronista y a la vez ganadera?

-Pensar que no se puede ser peronista y dedicarse a la ganadería es como sostener que no se puede ser del PRO y empleado en relación de dependencia. Son esos prejuicios que tanto daño nos hacen como sociedad.

valor agregado
La productora de 9 de Julio prepara eficientemente sus pasturas y granos que serán parte de la dieta en su sistema ganadero.

-¿Qué limitante te preocupa en el sector ganadero argentino?

-La limitante de la ganadería hoy al igual que antes es una sola: la falta de una política pública a largo plazo que le brinde previsibilidad al productor para que pueda invertir y apostar a la producción con la tranquilidad de que mañana no va a venir un funcionario a cambiarte las reglas de juego. Y esa política es una tarea de todos los sectores políticos y de toda la cadena, un compromiso que exceda la gestión de cualquier gobierno.

“Hacen falta más mujeres decidiendo”

La entrevistada, forma parte activa del grupo Mujeres Rurales Argentinas (MRA). La lucha de la mujer rural no empezó ahora sino que se remonta a las movilizaciones de Mujeres Agropecuarias en Lucha, allá por los años 90’ y con lemas como “Pan tierra y trabajo, remates al carajo”.

“Veo más visibilidad de las mujeres en el agro, pero también veo una moda a la que hay que adherir para no quedar mal o fuera de foco”, asegura convencida Gorza.

-Si tenemos en consideración los datos duros, a principio de año, la Fundación Cedef realizó un informe sobre las instituciones del agro y las mujeres en lugares de decisión: “Su resultado no es muy alentador si esa es la base para pensar que en el futuro vamos a tener las equidad de género en lugares de decisión”, aseguró.

-¿Cuál es el desafío en la búsqueda de la tan ansiada “equidad de géneros” en el agro?

-En esta tendencia de que hay que incluir mujeres, son muchas las instituciones que armaron mesas de mujeres, charlas, seminarios, entre otros eventos para mostrar, pero hasta ahora no se sale de ese lugar. El desafío ahora es transformar esa ¨intencionalidad¨ en acciones concretas a la hora de renovar autoridades que es donde vamos a ver si la búsqueda de la equidad es más que un discurso.

El ABC Rural

leave your comment


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top