For a better experience please change your browser to CHROME, FIREFOX, OPERA or Internet Explorer.
Miel agroecológica: un producto diferenciado para “volver a empezar”

Miel agroecológica: un producto diferenciado para “volver a empezar”

Leonardo Arismendi llegó a tener 600 colmenas en Pergamino, y luego de sufrir los “clásicos” problemas de la apicultura, hoy con sólo 70 colmenas intenta volver a crecer ofreciendo miel agroecológica multifloral de pradera.

En la localidad de Juan Anchorena (Estación Urquiza), Partido de Pergamino, en el norte de la provincia de Buenos Aires, desde hace 26 años Leonardo Arismendi es apicultor, y hoy se dedica a la producción de miel agroecológica.

Tenía tan solo 17 años de edad, cuando su pasión por el campo y las abejas lo llevaron a esa actividad, motivado por un profesor de la Escuela de Educación Agropecuaria Nº1 “Profesor Lorenzo Parodi”, de la ciudad de Pergamino.

En más de 25 años de actividad apícola, Arismendi llegó a tener 600 colmenas en producción diseminadas por muchos campos de la zona.

Pero diferentes motivos redujeron significativamente su cantidad de colmenas y lógicamente su capacidad productiva, situación a la que lamentablemente está muy acostumbrada la apicultura argentina, al igual que tantas otras actividades productivas de nuestro país.

Si bien actualmente este apicultor pergaminense solo cuenta con 70 colmenas, intenta volver a crecer en volumen de producción de la mano de la miel agroecológica, ofreciendo un producto diferenciado.

Para conocer su interesante historia de “lucha” en la apícultura y las características de su producción de miel agroecológica, como producto diferenciado para “volver a empezar” en la actividad, tal cual la autodefinió, El ABC Rural dialogó con el apicultor.

Si bien actualmente el apicultor pergaminense sólo cuenta con 70 colmenas, intenta volver a crecer en volumen de producción de la mano de la miel agroecológica, ofreciendo un producto diferenciado

Llegó a tener 600 colmenas y hoy le quedaron 70

“Conocí la apicultura desde muy chico de la mano de mi abuelo Miguel Ángel y mi padre Oscar que tenían unas 10 colmenas en casa, y a los 13 años de edad mientras cursaba en la Escuela Agrotécnica de Pergamino, mi profesor de apicultura, Reynaldo Ratto, me ayudaba con las colmenas de mi casa y yo también a él con las de la escuela”, indicó Arismendi.

“Así desde muy chico fui aprendiendo mucho sobre la actividad, y con la ayuda de mi familia cuando tenía 17 años de edad, me inicié solo como apicultor con 200 colmenas en producción, en una quinta de una hectárea ubicada a las afueras del pueblo (Urquiza)”, apuntó.

En ese sentido, el entrevistado contó que “para poder ir creciendo fui invirtiendo cada cosecha para incrementar el capital, y hace cuatro años llegué a tener 600 colmenas diseminadas en diferentes campos de la zona”.

“Sin embargo, hoy solo cuento con 70 colmenas en producción concentradas en la quinta, donde también cuento con una sala de extracción y envasado de miel”, se lamentó.

Altos costos de producción, bajos precios y fumigación

¿El motivo de la reducción de colmenas?, una película muy conocida en la historia productiva argentina: altos costos de producción y bajos precios, y para colmo luego se sumó una fumigación. En definitiva, un combo letal para la apicultura.

“Durante tres años no me compraban la producción por falta de exportación, y lo poco que se podía vender a nivel local se pagaba a precios muy bajos, con costos de producción en alza”, explicó Arismendi.

“Además hace cuatros años sufrí una gran fumigación que me hizo perder repentinamente 50 colmenas”, agregó.

Por lo tanto “me quedé con menos abejas y sin financiamiento para poder seguir explotando las colmenas, y tuve que reducirlas drásticamente en cantidad”, dijo.

miel agroecológica
Actualmente la situación del mercado apícola mejoró significativamente y se puede volver a invertir, por lo que el apicultor ya trabaja para hacer reinas

“El mercado apícola mejoró y me permite volver a invertir”

De todas maneras, el entrevistado, destacó que actualmente la situación del mercado apícola mejoró significativamente. “A la miel la están comprando y el precio está en alza, ya que en la zona se está pagando entre 210 y 215 pesos el kilo más IVA a granel (2 de diciembre)”, informó.

Esta situación alentó nuevamente a Arismendi a incrementar el número de colmenas y lógicamente la producción de miel, pudiendo comenzar a invertir de nuevo en la actividad.

“El mercado apícola mejoró y me permite volver a invertir, por lo que estoy multiplicando las 70 colmenas que hoy tengo para poder repoblar los campos y lograr una mayor producción de miel agroecológica”, afirmó.

“Podría decir que hoy prácticamente estoy arrancando de nuevo, volviendo a empezar con una actividad que venía muy deteriorada”, apuntó.

Baja producción por menor floración y fumigaciones

En cuanto a su nivel de producción, el apicultor lamentó que hoy es muy bajo. “Calculo que en los próximos días (principios de diciembre) estaré cosechando solo unos cinco tambores de miel, porque este año afectó mucho la falta de floración por la seca y la mayor fumigación en la zona”, señaló.

“Las fumigaciones se incrementan a partir de octubre, y hacen que baje considerablemente la población de abejas, justo en el momento de mayor floración para su aprovechamiento”, explicó el entrevistado.

Arismendi siempre busca ubicar sus colmenas en ambientes ganaderos, con especies florales como ésta vicia, entre otras especies como cardo, trébol, lotus, melilotus y alfalfa, logrando una miel orgánica multifloral de pradera, bien típica de la Pampa Húmeda.

Miel orgánica multifloral de pradera, típica de la Pampa Húmeda

-¿Qué clase de campos y floración preferís?

-Siempre trato que sean ambientes ganaderos, asegurándome que no haya fumigaciones cerca, buscando especies florales como cardo, trébol, lotus, melilotus, vicia y alfalfa, logrando así una producción de miel orgánica multifloral de pradera, bien típica de la Pampa Húmeda.

-¿Con qué floración disponés en la quinta y sus alrededores?

-Me ayuda mucho un monte de eucaliptus que se encuentra en la entrada del pueblo, las flores de jardín, y cardo, trébol y lotus de lotes ganaderos linderos al casco urbano, al igual que el campo experimental de un semillero de forrajeras.

-¿Por qué es una producción de miel agroecológica?

-Desde hace varios años dejé de utilizar productos de síntesis química, reemplazándolos por ácido oxálico y biopreparados a base de hierbas aromáticas.

Son muy efectivos y evitan que ingresen contaminantes, al menos en el manejo de la colmena. Trato de mejorarle a las abejas su calidad de vida dentro de la colmena en lo que esté a mi alcance.

La miel se comercializa a nivel local a través de clientes particulares en toda la zona y en la Feria Verde Agroecológica Pergamino.

Comercialización 

-¿Cómo comercializás la miel a nivel local?

-Tengo clientes particulares en toda la zona y también a través de la Feria Verde Agroecológica Pergamino. Es una feria que pudo volver a realizarse el pasado sábado 21 de noviembre, luego de varios meses de ausencia por las restricciones impuestas por Covid-19.

-¿Qué características tiene esa Feria?

-Es organizada por la Municipalidad y el INTA de Pergamino en el Parque España de la ciudad, y está conformada por alrededor de 18 productores locales de diversos productos frescos, que se ofrecen de manera directa al consumidor, siendo ya un clásico en la región, con gran respuesta de la gente.

Fuente ABC RURAL

leave your comment


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top