For a better experience please change your browser to CHROME, FIREFOX, OPERA or Internet Explorer.
Poblar el “interior” con el foco puesto en la Región Centro

Poblar el “interior” con el foco puesto en la Región Centro

Es un área con potencial para desconcentrar la población del AMBA y construir un federalismo efectivo, básicamente por el gran potencial del sector agropecuario.

La distribución armónica de la población es un tema pendiente en Argentina desde hace décadas, y lograr poblar el “interior” siempre fue un desafío.

El año pasado dejó muchas enseñanzas. Una, tiene especial importancia geopolítica: el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) concentra más población de la aconsejable. No solo fue el primer foco de la pandemia, sino que proliferaron las tomas de tierras, fenómeno que ya era algo corriente desde hace mucho tiempo.

Según un informe realizado por el portal Visión Desarrollista, el crecimiento excesivo del AMBA, se debe al quiebre de la sustentabilidad rural del interior de la Región Centro.

La población rural se muda al AMBA, las capitales provinciales o a los polos específicos de desarrollo económico, como Rosario.

Pero la Región Centro tiene potencial para desconcentrar la población del AMBA y construir un federalismo efectivo, basado en su gran potencial agropecuario.

Poblar el “interior”
La Región Centro es un área rezagada, pero con alto potencial de cambio estructural en el mediano plazo.

Fomentar la migración hacia el interior agropecuario

Para limitar el peso excesivo de las pampas, la geopolítica argentina promovió el fomento de las regiones rezagadas. Para hacerlo estableció exenciones fiscales, regímenes de promoción industrial y proyectos de infraestructura de transporte, en especial para la Patagonia y otras zonas del interior.

Todo esto fue posible porque el stock de capital así lo permitía, pero se fue consumiendo a lo largo del siglo XX.

Un buen indicador para medir el fracaso de una región es medir la cantidad de personas mayores de 60 años que hay por departamento. Porque es el reflejo de una juventud que no ve futuro y se retira.

Estas políticas generaron migraciones, aunque en forma limitada. Hubo casos de éxito relativo, como la Patagonia, pero en términos absolutos hubo pocos cambios. La población prefiere las condiciones climáticas templadas y una mayor conectividad, física y digital.

Por lo tanto, para robustecer el federalismo y fomentar poblar el “interior”, es fundamental poner el foco en la Región Centro, que reúne ambas condiciones. Es la única región que experimentó un ciclo de auge a finales del siglo XIX, cierta madurez en el XX y luego una lenta decadencia.

Población envejecida como indicador de fracaso 

Un buen indicador para medir el fracaso de una región es medir la cantidad de personas mayores de 60 años que hay por departamento. Porque es el reflejo de una juventud que no ve futuro y se retira.

La Región Centro tiene potencial para desconcentrar la población del AMBA y construir un federalismo efectivo, basado en su gran potencial agropecuario.

Los datos de 2010 -los últimos disponibles hasta el próximo censo-, muestran que los departamentos con mayor proporción de población envejecida están en la Región Centro, en la provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa, todas con una dinámica social parecida.

La interpretación de este indicador como sinónimo de fracaso debe matizarse en las provincias que no forman parte de la Región Centro y tienen un nivel de desarrollo menor.

En el NOA y NEA se registran bajas tasas de envejecimiento, lo que se explica por dinámicas poblacionales específicas de estas regiones, como una mayor tasa de natalidad, y no con un mayor dinamismo de sus economías.

Poblar el “interior”
La ciudad de San Nicolás, en el norte bonaerense, con sus más de 130.000 habitantes, tiene un gran potencial de desarrollo productivo industrial y también agropecuario.

Maduración de la población urbana

En el AMBA, los departamentos que presentan una población menos envejecida son los del segundo y tercer cordón del conurbano. Solo la Ciudad de Buenos Aires y parte del primer cordón registran una alta tasa de envejecimiento.

Estos casos son excepcionales, ya que no reflejan un fracaso: son de las regiones más dinámicas y ricas del país.

El fenómeno se explica por la maduración urbana: la mayor parte de los espacios está ocupada y es difícil que los jóvenes accedan a la vivienda en estas zonas por los costos elevados.

Otro indicador a tener en cuenta es dónde está la población económicamente activa, en especial el segmento más dinámico, que es el que tiene entre 20 y 49 años.

En ese caso, hay departamentos con una fuerte presencia de población joven, en particular en la Patagonia y algunas zonas específicas como San Juan, que es una región minera.

Área rezagada pero con alto potencial de cambio estructural

En definitiva, hay que repensar la organización de la población en Argentina, que para poblar el “interior” tendría que tener como prioridad a la Región Centro.

Es un área rezagada, pero con alto potencial de cambio estructural en el mediano plazo.En primer lugar, porque es una zona que tiene un dinamismo económico y no necesita de subsidios. El agro y la ganadería son rentables y solo requieren mejoras en la infraestructura de transporte y digital.

Por otro lado, está en una franja climática favorable y no tiene accidentes geográficos de consideración. Por último, tiene varias ciudades intermedias, de entre 20.000 y 150.000 habitantes, que pueden evitar las falencias de AMBA si planifican su crecimiento.

Fuente: El ABC Rural

leave your comment


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top