For a better experience please change your browser to CHROME, FIREFOX, OPERA or Internet Explorer.
Producir alimentos y proteger el ambiente, es posible

Producir alimentos y proteger el ambiente, es posible

En un encuentro sobre “Innovación colaborativa y enfoque holístico para cadenas de soja y sistemas de producción sustentables en Argentina, Brasil, Paraguay y Bolivia”, especialistas reconocieron la importancia de producir cuidando el medio ambiente y sus recursos.

En un encuentro virtual, productores y otros actores de la cadena de soja, dieron su visión sobre la producción agropecuaria sustentable. Fue la primera jornada de varias que Aapresid realiza con el apoyo de Land Innovation Fund (LIF). Este primer encuentro, se centró en la mirada de los productores y otros actores de la cadena sobre la producción agropecuaria sustentable.Fue moderado por María Beatríz “Pilu” Giraudo (presidente honoraria de Aapresid) y Alejandro O’ Donnell (director adjunto del Programa Internacional de Aapresid). El diálogo inició con las palabras de los directivos de las instituciones organizadoras.Allí, Carlos Quintela (director de LIF) destacó que ante un contexto complejo, las soluciones requieren de la ciencia y la innovación, integrada con el productor agropecuario.Por su parte, David “Bachi” Roggero (presidente de Aapresid) planteó el desafío de encontrar el máximo valor de los tres ejes de la sustentabilidad. Principalmente para que el negocio de la soja y la producción agropecuaria sea parte de la solución frente al cambio climático.

Una visión ampliada

Dando la visión de los productores brasilerosRicardo Arioli Silva (Mato Grosso, Brasil) planteó que Brasil ocupa el 5to lugar en el mundo como productor de granos, fibras y oleaginosas. Lo hace utilizando el 8,5% del territorio. Pero además, con una frontera agrícola consolidada, dado que la legislación ambiental brasileña exige que el 20% del territorio de cada propiedad debe preservarse como reserva natural. “La soja es un vector de la sustentabilidad, provee alimentos y combustibles, con alta productividad, ahorra bosques, integra la agricultura con la ganadería y permite una producción de bajo carbono”, comentó.En tanto, Luiz Pradella, productor del Cerrado brasilero, agregó que la agricultura en la región se inició en los ‘80, siendo la soja el principal cultivo. La adopción de buenas prácticas, la rotación con brachiaria, el uso de tecnología y equipamiento adecuado, elevó el secuestro de carbono, mejoró la fertilidad de los suelos, la infiltración y por ende la productividad.

La fuerza de la siembra directa en la Argentina

Por otra parte, Marcelo Torres -productor y vicepresidente de Aapresid- destacó que en la Argentina la siembra directa es una práctica que representa el 90% del país. Recalcó que desde la institución se fomenta la Agricultura Siempre Verde, un modelo que mantiene el suelo cubierto con plantas vivas, promueve la actividad biológica, el secuestro de carbono, mejora la fertilidad, la infiltración del agua y el control de malezas.

Producir alimentos
La soja es alimento y energía. Y el compromiso ambiental para su producción se basa en la no deforestación, la siembra directa y el programa de carbono neutro.

Enfatizó que la clave es tener una mirada holística del sistema, llevando adelante una dinámica de innovación colaborativa entre los distintos actores de la cadena.Representando a la Fundación ProYungas, Alejandro Brown dijo que las políticas públicas y privadasde planificación territorial, vinculando la producción con la preservación de la biodiversidad, permitirán el desarrollo sustentable del Gran Chaco. En ese sentido agregó: “El productor es parte de la solución. Generan los recursos y empleo que necesitamos, sumado a los bienes y servicios de la Naturaleza”.Para finalizar, instó a generar alianzas y comunicar a la sociedad que la producción de alimentos significa protección de la naturaleza.

La evolución de la agricultura 

Cezar Rizzi (Campo Brasil) habló sobre el “Milagro del Cerrado” o revolución de la agricultura tropical y el rol del programa de cooperación Prodecer para su desarrollo económico.Destacó que la generación de tecnologías propias y políticas públicas, el espíritu empresarial de los agricultores, y programas de financiamiento fueron decisivos para hacer agricultura dónde antes no había.Por otro lado, Gisela Introvini (Fapcen), agregó que la tropicalización de la soja, iniciada en el año 2000, generó empleo y crecimiento en la región. También habló de las certificaciones como una gran plataforma de diferenciación.

La cadena de la soja

De lleno en la cadena de soja argentina, Rodolfo Rossi (Acsoja) explicó que la misma está integrada por la ciencia y tecnología, los insumos, el comercio, la industria y los servicios.Mencionó que la soja es alimento y energía. Yel compromiso ambiental para su producción se basa en la no deforestación, la siembra directa y el programa de carbono neutro.Los disertantes alentaron a salir del dilema producción vs. Naturaleza. “Fomentar el conocimiento, la innovación y la digitalización de la agricultura nos va a permitir producir más y mejores alimentos, salir de la pobreza y el desempleo, protegiendo al medio ambiente en un contexto de cambio climático”, dijeron.El ABC Rural

leave your comment


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top