For a better experience please change your browser to CHROME, FIREFOX, OPERA or Internet Explorer.
Se agrava conflicto con aceiteros y recibidores de granos

Se agrava conflicto con aceiteros y recibidores de granos

Las plantas aceiteras y los puertos agroexportadores del Gran Rosario se encuentran paralizados desde hace 14 días por una huelga gremial que no tiene visos de solución en el corto plazo, dejando en evidencia la displicencia del Ministerio de Trabajo que no logra terciar ni resolver la situación.

Las medidas de acción directa se renuevan indefectiblemente cada 24 horas. Son tres entidades gremiales las que unieron los reclamos y acordaron los paros: los recibidores de granos (Urgara), la Federación de Aceiteros y el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros (SOEA) de San Lorenzo

“Las patronales se niegan a dialogar mientras insisten en maltratar y difamar a los trabajadores, tanto a los aceiteros como a compañeros de otros gremios”, indicó el SOEA en un comunicado donde renueva la medida de fuerza por otras 24 horas. Sólo el SOEA lleva 20 días con medidas de fuerza, a las que luego se sumaron las otras organizaciones gremiales.

“¿Alguien puede creer, como dicen, que estas empresas pierden 100 millones de dólares al día y no pueden afrontar un aumento salarial para sus trabajadores? Es decir, con un solo día de los siete que lleva la huelga les alcanza y sobra para pagar el aumento de todo el año a todos los trabajadores”, indicaron las 3 entidades en un comunicado donde culpan plenamente a la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) de la intransigencia y la falta de acuerdo tras conciliaciones vencidas y reuniones infructuosas en el Ministerio de Trabajo.

Paro intersindical

Pero a partir del miércoles 23 de diciembre, se acopla la IMPACI: Intersindical Marítima Portuaria y Afines del Cordón Industrial.

Así, a Urgara, la Federación de Aceiteros y el Sindicato Aceitero de San Lorenzo, se les suman:

El Centro de Patrones Apuntadores Marítimos (Seamara) Serenos de Buques Obreros Marítimos (SOMU)Trabajadores de Vigilancia Privada Estibadores (SUPA – San Lorenzo) Carga y Descarga Personal Jerárquico de la Marina Mercante Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra)

La Intersindical convoca a un paro desde el miércoles 23 a las 6 al jueves 24 a las 18 “atendiendo a la negativa de las empresas del sector y de las cámaras que las nuclean de avanzar en una negociación que recomponga la dignidad de los salarios de los compañeros marítimos, recibidores de granos y aceiteros”

Impacto

Los únicos puertos que siguen funcionando son los de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) y ADM. “El resto está inactivo y hay más de 30 buques parados en el río”, indicaron desde la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (Capym).

Desde en Centro de Navegación Argentina advirtieron que la medida afecta la libre navegación de al menos 120 barcos desde el inicio de la medida.

Fuentes privadas confirmaron que el paro conjunto de los gremios aceiteros implican pérdidas diarias de “100 millones de dólares”, entre demoras de los camiones (alrededor de 18.500 no pudieron acceder, sólo en el Gran Rosario), pérdidas de fletes marítimos con costos operativos diarios del orden de los US$ 20.000 por buque y penalidades por contratos incumplidos, demoras en rada y en Pontón Recalada.

De acuerdo con la Bolsa de Comercio de Rosario, sólo se cumplió con el 25% de las 2,3 millones de toneladas de harina y pellets de soja comprometidas para embarcar en diciembre; el 38% del 1,7 millón de toneladas de maíz, y el 14% de las 614.000 toneladas de aceite de soja.

No es posible saber a ciencia cierta a cuánto ascienden los perjuicios económicos por demoras, penalidades e divisas no liquidades, pero arriesgan que superaría cómodamente los US$ 1500 millones desde el inicio de las acciones gremiales.

Los puertos afectados incluyen, principalmente, a la zona de San Lorenzo, pero se extienden a Rosario, Necochea y Bahía Blanca.

Los muelles paralizados con buques amarrados abarcan a Renova (dos barcos parados), Dreyfus, Cofco, Terminal 6, Cofco (San Martín), San Benito, Cargill (dos buques) y Dreyfus (General Lagos), en Santa Fe. Luego, en Buenos Aires, Delta Dock se encontraba afectada por el paro y en Bahía Blanca, salvo ADM, todas las terminales se encontraban paralizadas al cierre de esta edición.

Preocupación marítima

El Centro de Navegación alertó a la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante sobre los perjuicios que estas medidas están provocando sobre la cadena logística del comercio exterior.

“Este Centro reconoce y ratifica el derecho a huelga constitucionalmente tutelado, no obstante lo cual, destacamos con preocupación el gran impacto negativo que medidas de este tipo, tomadas con poca anticipación y aún con debida anticipación, producen para las operaciones de buques en puerto y en consecuencia, para todo el comercio exterior argentino”, indicaron desde la cámara que preside Julio Delfino.

“Cabe recordar las sumas -en divisa- exorbitantes que representa en términos de lucro cesante y demoras que cada día de un buque parado en puerto o rada sin operar, y el riesgo asociado de
pérdida de carga que este tipo de situación de imprevisibilidad produce para el sector”, añadieron.

“Es en virtud de lo anterior, insistimos, sin ánimo de cercenar ningún tipo de derecho laboral o debate en dicho sentido que entendemos debe darse y ser arbitrado bajo la órbita del Ministerio de Trabajo, que solicitamos tenga a bien disponer de vuestra intervención en carácter de Autoridad Portuaria y Autoridad de Aplicación en los términos de la ley 24.093, a efectos de procurar garantizar la continuidad de las operaciones de buques en puertos y el flujo del comercio exterior, actividad declarada como esencial en el marco de lucha contra la pandemia del COVID-19 y sostén fundamental de nuestra economía nacional”, concluyeron.

leave your comment


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top